Preguntas Frecuentes | Meditación Para Principiantes | Sangha Sevilla Preguntas Frecuentes | Meditación Para Principiantes | Sangha Sevilla

Preguntas Frecuentes

Meditar en la naturaleza

Por qué meditar?

Con la práctica continuada de la meditación ampliamos nuestro nivel de atención y conciencia plena al momento presente, contribuyendo con ello a la reducción de la ansiedad, el estrés, y el malestar, y ayudándonos al reconocimiento de las condiciones que ya están presentes para nuestra felicidad.

¿Hay que ser budista para meditar?

No. La meditación de Atención Plena que practicamos es una experiencia personal y grupal, independiente de cualquier creencia religiosa.

Nunca he meditado. ¿Puedo asistir a las meditaciones semanales?

Sí. No es necesario contar con ninguna experiencia previa de meditación. Cuando vengas a practicar con nosotros y sea tu primera vez, comunícanos tus necesidades o dudas concretas, y te ayudaremos.

¿Hay que llevar alguna ropa especial?

No. Utiliza aquella que te resulte más cómoda para permanecer en la práctica de meditación.

¿Sólo se puede meditar sobre un cojín en el suelo?

No. Puedes hacerlo también sentado en una silla.

¿Cómo es el formato de una sesión de meditación?

Combinamos la meditación formal sentada o sobre un cojín, con la meditación caminando, además de la lectura de las enseñanzas de nuestro maestro y el compartir del Dharma entre todos los asistentes a la sesión de meditación.

No puedo quedarme con la “mente en blanco” ¿Eso significa que no puedo meditar?

No. La mente nunca puede quedarse sin un objeto, y en nuestra práctica, el objeto fundamental es la atención en la respiración, momento a momento, aquietando con ello nuestra mente rumiadora y cultivando la capacidad de concentración y la visión profunda

¿Las sesiones de meditación son gratuitas?

Sólo se invita a una aportación individual de 3 euros por cada sesión de meditación a la que se asista como ayuda al mantenimiento de la actividad

Estoy bajo tratamiento médico, ¿puedo meditar?

En principio sí, aunque dependerá del tipo de afección, medicación, etc. Siempre conviene comentarlo con los responsables de la Sangha a la que se asista.